Fue para el año 1921 en el Barrio Miraflores de Arecibo donde se encendió el fuego Pentecostal, y su llama aún arde en fuego vivo.

Fue el mensaje transformador, la palabra del Cristo vivo, que para transformación a los lugares de este pueblo vino.

Permítame hacer memoria de la Hna. Dolores “Lolita” Estrella, fue la que el Señor llamó para que el Evangelio allí creciera.

Nos cuenta el hermano Pablo Candelaria que para el 1918 una joven alta y trigueña apareció por Espino predicando casa por casa, siendo él uno de los primeros que se convirtiera.

Caminando largos trechos, por las comunidades se movia y usando muchas estrategias las mujeres se convertían.

Repartiendo papelitos que hablaban de la palabra, allí la Hna. Lolita a todos evangelizaba.

Quedando en el año 1924 una iglesia organizada, siendo la Hna. Lolita Estrella primera pastora del movimiento pentecostés, y así al pasar de los años la semilla germinaba.

95 años de historia y Espino sigue en victoria

Fueron los primeros miembros de esta iglesia Pentecostal María Vázquez, Leopoldo y Gollo Estrella sus hijos Alberto e Hilcia, vínculo familiar.

A Juan Reyes, Joaquín Colón y Pablo Candelaria no los podemos olvidar. A Porfirio, Nivia y Felipe, Vicente y Flores la comadrona. Angelito, Marta y Modesto,

Francisco Acevedo, a Juana del Valle y Trinidad Rodríguez, Benigno y Gumersinda, Elena, Julita y Blas, Amparo Colón, Moncho Rosario, Dámaso Pérez, Cuca, Susano, Toñita Molina, Vicenta, Sindo, Eusebio, Antonia y Margarita.

Para el año 1933 fueron reubicados 40 miembros a Espino, donde se alquiló un local en el 1934 para recibir a 20 nuevos convertidos.

95 años de historia y Espino sigue en victoria

A través de nuestra historia , año tras año han transcurrido y esa llama Pentecostal nunca se ha extinguido; se va encendiendo en los corazones llenando a un pueblo que es bendecido.

Para el año 1969 se retira la Hna. Lolita, pero bajo su ministerio se levantó la Iglesia de Factor, fundándose la de Maguelles, Pajonal, Candelaria y Bo. Cortés de Manatí.

Los hermanos preocupados, consultaron al Señor y el Hno. Benjamín Santiago por medio de una revelación, fue el próximo sucesor.

Ya para el 1970 fue instalado como Pastor el Hno. Benjamín Santiago. Este reconstruye el templo de madera y zinc.

Para seguir la trayectoria de la obra en este lugar, pasaron muchos pastores que aquí voy a mencionar.

Comenzando en el 1975 con el Pastor Jacob Pérez, su esposa Hna. Gladys y sus hijos, dispuestos a su jornada empezar, recibidos por 33 miembros se comienza a batallar, aquí es donde la Hna. Yuya por Dios se deja tocar. Y les dona así el terreno para el templo comenzar.

95 años de historia y Espino sigue en victoria

Pasando el tiempo nuestro Hno. Jacob accede irse de misionero a Venezuela. Allá para el 29 de enero de 1982. Recibiendo como Pastor al Hno. Rosario Pabón y su esposa Hna. Sonia, pastoreando con mucho amor.

Parael6de diciembre de 1982, regresa el Hno. Jacob y es reinstalado nuevamente, y por su ardua labor, en los años antecedentes fue recompensado por el Señor por sus veintitres años y medio de contínua trayectoria. Ellos son amados por todos y Cristo le da la victoria.

Allá para el 19 de agosto de 1998, Dios envía al Pastor Gilberto Rosado, su esposa Hna. Edith Negrón y familia; aquí la obra tuvo su grande crecimiento haciendo mejoras al templo, construyendo salones para escuela bíblica y ampliando así el estacionamiento.

El 23 de enero de 2013, recibimos con regocijo al Pastor Ángel Centeno y su amada esposa hermana Carmen Villanueva. Son ellos los actuales pastores. Dios nos sigue aún bendiciendo, realizando ellos mejoras a oficina, al altar, baños nuevos y completar el estacionamiento y con ellos la iglesia sigue en crecimiento.

Antes éramos unos pocos, pero hoy hemos crecido y con gozo contemplamos que son muchos, pero muchos los que Dios ha bendecido, los cuales estos 95 años de historia continuamos la trayectoria del Evangelio espiritual.

Ha sido arduo el trabajo y empinado el camino, pero la obra no se detiene en el Sector Espino del Bo. Miraflores de Arecibo y por eso con gozo todos decimos:

¡95 años de historia y Espino sigue en Victoria!

Preparado por: Hna. Carmen Matos